"El arte cinematográfico se parece a la música más que a cualquier arte" (Charles Chaplin)

ENNIO MORRICONE

     En la actualidad, con 85 años de edad, es quizás el principal compositor europeo en activo (actualmente ha compuesto La mejor oferta (2013), una de las grandes películas de este año que se acaba), y el mejor valorado mundialmente. En su haber cuenta con una filmografia de más de 500 títulos y de una innumerable discografía,   (1928) no es solo un compositor muy valorado por la industria, sino que además es un gran director de orquesta. Aparte de partituras cinematográficas, tiene varias piezas sinfónicas y corales. Sus conciertos son acontecimientos mundiales.
Ennio Morricone
     Romano de nacimiento, en los años 60, fue el máximo representante del spaghetti western pero traspasó fronteras, y de la mano de Sergio Leone se introdujo en el cine americano, de ambos son los films: Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965), El bueno, el feo y el malo (1966), y la trilogía conocida como  Once upon a time Trilogy con Hasta que llegó su hora (1968), ¡Agáchate, maldito! (1971) y ya en la década de los 80 Érase una vez en América (1984).

     Dentro de su filmografia italiana cabe destacar sus colaboraciones con Pier Paolo Pasolini, Gillo Pontecorvo, Giuseppe Tornatore y Bernardo Bertolucci. De este último es una de las partituras más
queridas por mí, Novecento (1900) (1976), obra maestra del cine social, donde relata los principales acontecimientos de la Italia del siglo xx.


     Ha obtenido innumerables premios, aunque el Oscar se le ha resistido hasta que en 2007 fue
galardonado con el Oscar honorífico «por sus magníficas y polifacéticas contribuciones en el arte de la música de cine».
     De su cine americano cabe destacar también Los intocables de Eliot Ness (1987) y La misión (1986), una de sus mejores partituras, donde uno de sus instrumentos preferidos, el oboe, da fuerza al leitmotiv dedicado al padre Gabriel. La obra combina corales litúrgicas, tambores nativos y guitarras españolas llenas de belleza, creando unas melodías mundialmente reconocidas que no duda en incluirlas en sus grandes conciertos.
     Para terminar este breve resumen quiero resaltar una de sus obras cumbre, Cinema Paradiso (1988). Sin duda el mejor homenaje que se le ha hecho a las salas de cine, al proyector o al cine en general, no podía estar mejor acompañado que con esta música. Morricone dio con la melodía perfecta para hacernos soñar dentro de la oscuridad del patio de butacas. De obligada visión para quien no la haya visto.


THAT'S ENTERTAINMENT (Musicales)
     El villancico Blanca Navidad, más conocido internacionalmente como White Cristmas, fue creado por su autor Irving Berlin para la navidad de 1941. Bing Crosby la interpretó por primera vez para un programa de radio de la época, pero no fue hasta el año siguiente que la cantó en el film Quince días de placer (Holiday Inn, 1942) cuando se hizo popular, llevándose en la ceremonia de los Oscars el premio a la mejor canción.
     Más adelante se hizo una nueva versión, llena de números musicales protagonizada nuevamente por B. Crosby y acompañado en esta ocasión por Danny Kaye, Rosemary Clooney y Vera-Ellen, esta última al no ser cantante fue doblada en las canciones por Trudy Stevens.
     El film Blanca Navidad (1954) también pasaría a la historia del cine como el primero que se rodó en VistaVisión, un proceso de pantalla ancha donde se utiliza dos veces la superficie del fotograma de 35 mm standard, desarrollado por Paramount, a la vez productora y distribuidora de la película, por entonces gran competidora en la realización de musicales de las grandes compañías, en particular con la MGM.
     La canción, en tan solo dos o tres estrofas, habla de las navidades blancas, los días felices, las postales de felicitación y los árboles nevados. Una letra sencilla que en la versión de B. Crosby, ha entrado en Libro Guinness de los Récords como el single más vendido de la historia, se dice que con más de 50 millones de copias.

STARDUST MEMORIES (Temas musicales)
     Basado en el libro The seed and the sower de Laurens van der Post, el realizador de El imperio de los sentidos (Ai no corrida, 1976), Nagisa Oshima, filmó Feliz Navidad, Mr. Lawrence (1983). Con la colaboración en la parte musical y en un papel protagónico de Ryûichi Sakamoto, polifacético músico japonés que empezó como miembro de la banda japonesa de estilo electrónico Yellow Magic Orchestra.
     Aparte de su faceta como compositor de películas, es un aclamado pianista, productor y ocasionalmente actor, como en este film al que nos referimos. Su música es de un estilo minimalista y experimenta regularmente con otros músicos vanguardistas.
     También es de señalar su faceta como activista ecológico, suele utilizar en sus giras materiales biodegradables.
     La película se desarrolla en un campo de prisioneros japonés durante la Segunda Guerra Mundial. El argumento está teñido de valores como la disciplina, el honor y la gloria al más puro estilo nipón, que junto con una historia de deseo homosexual y el choque de la mentalidad nipona contra la británica, bastará para que la historia produzca su desenlace.
     El tema principal que da título al film es de una belleza exquisita, está a camino entre el sonido oriental y el occidental, en la banda sonora queda perfecta. Pero la versión que normalmente R. Sakamoto lleva en sus conciertos, con el piano como pieza solista, es realmente grandiosa.



Enlace descarga soundtrack (TORRENT): pincha aquí


OVER THE RAINBOW (Cine diferente)
     Año Nuevo de 1982. Seis jóvenes recién graduados despiden el año con la ilusión y la esperanza puestas en un futuro lleno de retos y promesas. Diez años después, Peter, uno de ellos, invita a sus compañeros a una fiesta de fin de año en la mansión que acaba de heredar. Rememoran sus momentos felices, recuerdan sus representaciones musicales en el teatro de la universidad; pero también salen a relucir sus problemas, sus sueños rotos y las frustraciones que no contaban cuando se conocieron. Esa misma noche se enteraran por boca de Peter de una sorpresa que nadie se imaginaba.
     Esta película británica Los amigos de Peter (1992), de , cuenta con una extensa banda sonora llena de hits del pop y del rock de la década de los ochenta, con intérpretes comoTina Turner, Queen,  Cyndi Lauper, Bruce SpringsteenEric Clapton, The Pretenders, Tears for Fears, Elton John o Terence Trent D'Arby. Así como un tema de Madame Butterfly interpretado por Kiri Te Kanawa y varios números musicales cantados por el elenco del film. Mientras, por la pantalla, van desfilando acontecimientos de la vida pública británica acaecidos durante ese tiempo: la elección de Margaret Thatcher como primera ministro, la guerra de las Malvinas, las huelgas mineras o la boda de Carlos y Diana.

     Alta sociedad (1956) es un remake en clave musical de la magistral Historias de Filadelfia (1940), en esta ocasión con otro trío de estrellas: , Grace Kelly y , acompañándolos el gran Louis Armstrong en esta película llena de buen swing jazzístico.

     Las canciones están firmadas por el americano Cole Porter, entre ellas se encuentra True Love, interpretada por B. Crosby y G. Kelly, nominada a los Oscars el año que ganó Whatever Will Be.
     Pero realmente lo mejor de la película son las canciones llenas de ritmo con Louis Armstrong and His Band.




Enlace descarga soundtrack (TORRENT): pincha aquí



WORDS AND MUSIC (Canciones)
     Nos encontramos en época de Navidad, y para más de uno, estas fechas se llenan de nostalgia. Hay una canción de Navidad en el cine que es de las más tristes que he escuchado en una pantalla, interpretada con tanta emoción que casi te hace llorar. Me refiero, por supuesto, a Have Yourself a Merry Little Christmas del film Cita en San Luis (1944) cantada por Judy Garland.

     Esta película fue dirigida por su marido , a quien conoció durante el rodaje. Fue su primer gran éxito debido principalmente a la coreografía de Charles Walters y las excelentes canciones de Hugh Martin-Ralph Blane y Arthur Freed-Nacio Herb Brown. Entre ellas cabe destacar The Trolley Song, canción que fue nominada para los Oscars de ese mismo año.



LOVE ACTUALLY (Actualidad)
     Una de las mejores películas de este año que se acaba es sin duda La gran belleza (2013). Como si de un remake de La dolce vita (1960) felliniana se tratara, pero de la era Berluconi, su director Paolo Sorrentino nos adentra en una Roma en cuya sociedad prende el caos moral y el vacío espiritual. Donde la belleza está en el paisaje, no en las personas, que desbordan nadería.
     Su protagonista, Jep Gambardella (Toni Servillo), es un columnista de periódicos que con una sola novela que escribió en su juventud, aun conserva el reconocimiento intelectual de la sociedad italiana. Con esta excusa, la película nos lleva a través de sus imágenes y de la mano del periodista como anfitrión a conocer la noche romana en su vertiente más chic y a un colectivo de gente que lo que más le preocupa es si su vestuario es más caro que el de su amiga.
     Desde la terraza de su lujoso apartamento, con vistas al Coliseo, Jep Gambardella celebra su 65 aniversario. Y el espectador lo celebra en una increíble película donde tanto la fotografía como la música acompañan un guión extraordinario.
     La música, desde el comienzo con ese desvanecimiento del turista contemplando la grande belleza de la ciudad de Roma desde el mirador, está presente en casi todas las secuencias, mezcla satisfactoriamente los adagios con las pachangas o la música disco (Club Mix). El compositor acreditado es Lele Marchitelli, su música, donde los sintetizadores y el cello o la cuerda toman protagonismo, es escasa. Pero se mezclan perfectamente con los demás temas de música de cámara o de jazz que tienen la película. Llevan la firma de David Lang, la de la secuencia del principio, Kronos Quartet, Zbigniew Preisner, Arvo Pärt o los clásicos William Blake, Henryk Mikolaj Górecki, Georges Bizet, y Francis Poulenc entre otros.
     En la parte contraria a este estilo musical, nos encontramos con canciones pop italianas interpretadas por Antonello Venditti y Monica Cetti o remixes disco como el de la fiesta de cumpleaños Far l'amore de la incombustible Raffaella Carrà mezclado por el DJ Bob Sinclar, We No Speak Americano del popular Renato Carosone y canciones pachangueras como Mueve la colita de El Gato DJ o el mambo Que no se acabe el mambo de La Banda Gorda. Sin duda todo un acierto musical que describe a la perfección los sentimientos banales de la sociedad reseñada.