"El arte cinematográfico se parece a la música más que a cualquier arte" (Charles Chaplin)

NINO ROTA


     Nino Rota (1911-1979), conocido popularmente por ser el binomio de Federico Fellini en prácticamente toda su filmogrfía, es ante todo un músico contemporáneo, discípulo de Toscanini, estudió en Roma junto a Casella y Pizzetti en sus primeros años y compuso a la temprana edad de los once años su primer oratorio. A lo largo de su extensa carrera musical, compaginando con sus citas cinematográficas, compondría más de diez óperas, un ballet, música para piano, de cámara y conciertos sinfónicos.
Nino Rota

     Pero, principalmente, es reconocido mundialmente por su dilatada carrera cinematográfica. Ganador del Oscar por El Padrino. Parte II (1974), de la que fue coautor junto a Carmine Coppola, padre del director Francis Ford Coppola. Anteriormente en 1972, injustamente, no le concedieron la estatuilla por la primera parte, al ser sensiblemente muy parecida a otro de sus films, Fortunella (1958). Aunque para mí, El Padrino (1972) es superior, y para muestra su archifamoso tema de amor versionado tantas veces.


Otras obras memorables serían las que compuso para Visconti, entre ellas El gatopardo (1963), con casi la mitad del metraje lleno de bailes de salón de la época, creados originariamente para la película. O Romeo y Julieta (1968), de Zeffirelli, con una de las canciones más bellas creadas para
una obra shakespeariana. Y por supuesto, su extensa colaboración con Fellini, donde los dos maestros colisionan y recrean el universo felliniano. ¡Cuánto le debe el director a Rota! Sin él su cine no sería tan mágico, sería impensable mirar las imágenes de La strada (1954), La dolce vita (1960) o Amarcord (1973) sin su música tan personal.

WORDS AND MUSIC (Escenas cantadas)

     B.J. Thomas prestó su voz al tema principal de Dos hombres y un destino (1969), Raindrops keep fallin' on my head canción ganadora en los Oscars de 1969. Acompañando magistralmente la escena, divertida y romántica, del paseo en bicicleta de Paul Newman y Katharine Ross.

     La canción como el score fue compuesto por Burt Bacharach, compositor de otros grandes temas, como The look of love que llevó al éxito Dusty Springfield en el film del super agente secreto 007 Casino Royale (1967) y de grandes éxitos del pop americano. También en los años 50/60 fue el pianista y arreglista de todos los conciertos de una leyenda: Marlene Dietrich.
Cuatro años después de dirigir esta película, el mismo director, George Roy Hill volvió a unir a la pareja Redford y Newman en otro film, El golpe (The Sting, 1973), también con bastante éxito y donde la mayoría de la música eran ragtimes de la época.


STURDUST MEMORIES (Temas musicales)
     Bond, James  Bond, este es mi nombre... Así se presentaba el espía mas famoso del cine de acción, en multitud de títulos de la serie cinematográfica. Y casi siempre, asociado a su tema principal, el nombre de . Normalmente se utiliza para la secuencia inicial de los títulos de crédito, aunque a veces se le asocia como leitmotiv del personaje.
                                   
                           


     Como curiosidad, la discrepancia sobre su autoría, debido a que la primera vez que lo escuchamos, sucede en el primero de la serie y lo firma Monty Norman, pero los arreglos y la orquestación fueron de J. Barry & Orchestra. Polémicas aparte siempre estará unido al señor Barry puesto que fue el continuador de la saga.
OVER THE RAINBOW (Cine diferente)

     Happy Together (1997), película de culto del hongkonés Kar Wai Wong. Contiene, una atmósfera nocturna arrebatadora, durante todo el film, gracias al director de fotografía Christopher Doyle. Las calles de Buenos Aires se mimetizan con la historia rota de amor de los dos protagonistas, que junto a la música de Astor Piazzolla se hacen protagonistas de la desesperanza de la pareja.
     Tony Leung, uno de los actores principales, se hizo imprescindible en los siguientes filmes de Kar Wai Wong; el otro, Leslie Chung, reconoció su homosexualidad al finalizar el film que lo encumbró mundialmente: Adiós a mi concubina (Ba wang bie ji (Farewell My Concubine), 1993), fue cantante también, y se suicidó en el 2003 a la edad de 46 años, su muerte fue todo un acontecimiento en Hong Kong.




THAT'S ENTERTAINMENT (Musicales)

     Estamos ante una obra cumbre del musical americano. Leonard Bernstein la compuso para teatro en 1957 y después de obtener un gran resultado lleno de premios, la llevaron al cine de la mano de Robert wise y Jerome Robbins. Basado el argumento, en la obra de teatro clásico "Romeo y Julieta" de W. Shakespeare, adaptada a nuestra época, consiguió un enorme éxito con su innovadora forma de adaptar los bailes a la acción dramática, e incluir ritmos latinos, jazz, y melodías en sus números musicales, interpretados de manera certera por un cuerpo de baile coreografiados por Jerome Robbins. Los papeles protagonistas fueron para George Chakiris, Rita Moreno, Natalie Wood y Richard Beymer, estos dos últimos doblados en las canciones por Marni Nixon y Jimmy Bryant respectivamente. 


     Pero, West Side Story (Amor sin barreras), es realmente del gran director de La Orquesta Filarmónica de Nueva York, Leonard Bernstein. Autor de innumerables piezas musicales, entre ellas, varios ballets, oratorios para misas, operas, sinfonias, música de cámara... y una partitura cinematógrafica, La ley del silencio.
     La letra de las canciones corresponde a otro gran músico, que por entonces empezaba a despuntar, Stephen Sondheim, quien con el tiempo se convertiría en un gran autor de obras musicales, una de las mas conocidas "Sweeney Todd".
     Y aquí os dejo uno de los mejores momentos del film, el opening, después de este electrizante comienzo es imposible levantarse de la butaca y no continuar hasta el final.


     Año 1972, en la ceremonia de los Oscars compiten por el premio de mejor actriz principal, entre otras,  y . Creo que nunca tendría mi cinefilia tan dividida como en esta ocasión. Ganó el Oscar, por supuesto, mi adorada Liza, por la película de Cabaret (1972). Una de mis películas favoritas. Pero la interpretación que hizo Diana Ross para El ocaso de una estrella (1972) sobre la vida de Billie Holiday no desmerece en absoluto.
     El film fue dirigido por Sidney J. Furie y la partitura la compuso , uno de los pocos clásicos que queda en vida, autor de cientos de canciones de éxito para el cine europeo y americano.
     Pero la fuerza de la película radica en escuchar las míticas canciones de Billie Holiday con la voz de una de las grandes Divas americanas, Diana Ross.
     El argumento versa sobre la trágica vida de la leyenda del blues, B. Holiday, desde su pobre infancia hasta que le llega el éxito, pasando por el infierno de las drogas y la vida turbulenta con sus maridos. Todo ello aderezado con el racismo de la época en Estados Unidos, donde por entonces  a pesar de ser una afamada artista, la hacían esperar en un cuarto oscuro lejos del público antes de aparecer en escena o el tenerla prohibido el uso de la entrada principal en sus actuaciones.
     Actuó junto a los grades del jazz de la época, Lester Young, Count basie, Artie Shaw, Ben Webster, Benny Goodman o Teddy Wilson. Vocalista de jazz a pesar de no tener una gran voz, su tesitura era limitada, ella lo suplía con una increible interpretación emocional y con un sentido rítmico perfecto. Uno de sus temas Srange Fruit fue considerado como la mejor canción del siglo XX, por la revista Time en 1999.


     Diana Ross, por entonces al comienzo de su carrera en solitario, después de dejar al grupo The Supremes, ya era toda una estrella de la canción. Inició su carrera cinematográfica con esta película, pero no llegaría a alcanzar este nivel de interpretación con sus siguientes filmes.
     En 1992 actúa en un tv special, Diana Ross Live! The Lady Sings... Jazz & Blues: Stolen Moments donde recrea de nuevo todas las canciones de "El caso de una estrella". Un concierto genial.

     Siendo de Disney, no nos podíamos esperar que menos que una producción espectacular, cuidada y familiar, un blockbuster, y además con la tecnología 3D.
     La historia de El mago de Oz, la novela de L. Frank Boum, se presta perfectamente para su desarrollo, pero la compañía no puede hacer un remake de la popular película El mago de Oz (1939) con , puesto que los derechos actuales los conserva Warner Bros. Pero sí utilizar el resto de las novelas de L. F. Boum, ya que fueron adquiridos por la compañía Walt Disney Productions en 1953. Con ellas realiza una secuela, Oz, un mundo fantástico (1985) y la actual Oz, un mundo de fantasía (2013) de .

     Al argumento lo convierten en precuela y nos cuentan la llegada del mago al mundo de Oz, con la poca originalidad de relatarnos el film con la misma estructura que el original del 1939. El comienzo en blanco y negro, el tornado...etc. y en esta ocasión las aventuras que llevan a Dorothy al pais de Oz las revive Oscar Diggs, el mago del circo de Kansas, interpretado por . En los papeles de brujas y hadas nos encontramos con la siempre magnífica  y .
     El film a pesar de toda su magnitud se hace monótono y aburrido, sobre todo a la mitad del metraje. La música de  Danny Elfman es en esta ocasión muy extensa con 110 minutos de los 127 que dura toda la película. Como todas sus partituras, la música es excelente y el argumento junto con la fotografía, que en esta ocasión no solo se limitaron a poner pantallas verdes detrás de los actores, sino a construir elementos físicos para que los actores tuvieran una referencia visual, se presta para que sus originales notas las acompañen durante el recorrido hacia el país de Oz. El estilo que quiso en esta ocasión es de una gran orquestación, al estilo clásico, como así lo recoge una entrevista con el compositor: "Sam quería que la película tuviera un estilo fuerte y tradicional. Creo que siempre estuvo ese sentimiento de querer imprimirle un carácter clásico e intemporal".
     Hay, no obstante, unos momentos líricos realmente bellos, como el vals Fireside Dance, que resuena dentro de la caja de música en la escena de la hoguera y al que D. Elfmann lo incorpora cada vez que J. Franco seduce a una mujer, o la melodía de cabecera de los títulos de crédito.
     A la banda sonora le hacía falta una gran canción y en esta ocasión se utilizó la colaboración de  para crear el tema principal de la película, Amost Home.
     D. Elfman ya había coincidido anteriormente con el director y el primer actor, en los dos primeros Spiderman.



Enlace descarga soundtrack (TORRENT): pincha aquí